3 ideas para practicar la Gratitud con nuestros hijos

La GRATITUD es el alma de la palabra “GRACIAS” y se multiplica cada vez que somos capaces de ver en lo cotidiano un REGALO, en la sonrisa de tus hijos, en el abrazo de un amigo, en los alimentos que disfrutas. En este post quiero regalarte 3 ideas fáciles para practicar la gratitud en tu hogar.

La GRATITUD es un estado que se siente en el día a día. Vivir en agradecimiento por lo que sentimos, experimentamos o hacemos es un estado de gratitud. Se trata de un concepto más amplio que solo dar gracias cuando nos hacen un favor o nos regalan algo.

La GRATITUD actúa a través de una de las leyes universales que rige nuestra vida, la LEY DE LA ATRACCIÓN.

Esta ley actúa a través de nuestros pensamientos y emociones, porque son energía. Atraemos todo lo que pensamos y sentimos.

Así la GRATITUD nos conecta con la ABUNDANCIA y nos recuerda que ya lo tenemos todo en nuestro INTERIOR.

Incluir LA GRATITUD en nuestras rutinas diarias con nuestros peques, es un regalo maravilloso que nos ayudará a sentirnos PLENOS y SUFICIENTES con quienes SOMOS y lo que tenemos.

Pero la GRATITUD puede ser un concepto un poco abstracto para los niños y quizás para ellos pueda ser difícil entenderlo en un principio.

Para eso podemos apoyarnos con ejemplos de situaciones, cosas o personas que tenemos en nuestra vida en algunos momentos y en otros no.

Por ejemplo: Agradecer el sol del verano que nos da calor y nos permite ir a la playa y recordar que en invierno no tenemos ese calorcito, nos puede dar una idea de que no podemos dar todo por sentado, incluso el clima del que disfrutamos es de agradecer, porque a veces no lo tenemos.

Ahora si, lo prometido es deuda, vamos con las 3 dinámicas que te quiero compartir para practicar la gratitud con tus peques…

  1. Juego de gratitud antes de dormir.

Esta es una idea sencilla pero muy efectiva. Antes de dormir puedes retar a tus hijos a ver quién puede decirte 3 cosas que pueden agradecer de su día. Puedes empezar tú para darles el ejemplo y puedan ir de a poco entendiendo la dinámica. Por ejemplo agradezco que llegué temprano al trabajo, que mi comida estuvo muy rica, etc.

Este juego es muy bonito porque conoces un poco mas del día que tuvieron tus pequeños, se abren quizás a contarte detalles que no te habían comentado e incluso para nosotros mismos nos hace ver lo abundantes que somos y si pensábamos que habíamos tenido un mal día, quizás podamos darnos cuenta de que siempre hay muchas cosas o momentos que agradecer.

2. Dinámica del Tarro de la Gratitud.

Consiste en ir escribiendo todos los días, papelitos sobre aquello que agradeces de tu día y al final de la semana, quizás un domingo u otro día, en la tarde o antes de la hora de dormir, leer los papelitos que estén en la jarra y conversar al respecto.

Si tus hijos todavía no saben escribir, puedes preguntarles y escribir el papelito por ellos.

Vale cualquier cosa por las que ellos y tú se sientan agradecidos, como una rica comida, jugar con su hermanito, un abrazo de papá, una sonrisa de su amiga, lo que se les venga a la mente al preguntarse:

¿Qué quisieras AGRADECER HOY?

3. Visualización: Escáner corporal con agradecimiento

Se trata de una dinámica de yoga nidra y mindfulness para tomar consciencia de cada parte de nuestro cuerpo. En ella mediante un audio de visualización guiada vamos poniendo atención a cada parte de nuestro cuerpo y le agradecemos todo lo que hace por nosotros. Es una forma de introducir la práctica de la relajación combinada con agradecimiento para nuestros peques e incluso para nosotras mismas.

Haz click en el botón de abajo donde te cuento más de ella.