La FAMILIA y la CRIANZA evolucionan cuando ponemos nuestra ATENCIÓN PLENA. 

Ser un PADRE CONSCIENTE consiste en poner nuestra atención plena en el presente y en los momentos que compartimos con nuestros hijos. Requiere convertirnos en los individuos MÁS PRESENTES Y DESPIERTOS QUE SEA POSIBLE.

La crianza consciente es un proceso que avanza día a día, con algunos tropiezos como es normal, pero se sigue adelante con confianza y ganando más seguridad en el camino.  

Existen frases que te cambian la perspectiva de cómo ves algunos aspectos de tu vida. Esta en particular cambió mi forma de ver la CRIANZA . Por lo general, pensamos que como padres somos responsables de ENSEÑAR a nuestros niños, pero sí lo piensas bien, nos damos cuenta de que cuando nos convertimos en Padres, ese bebé desde que está en la barriga de mamá viene a ENSEÑARNOS A NOSOTROS. 

“Ve a tus hijos como MAESTROS, están aquí para enseñarnos”

La mayoría de los padres podemos coincidir en que desde que nuestro hijo nació, la vida se ve de forma distinta, aprendemos y evolucionamos mucho como madres y padres si estamos abiertos a ello. Nos cambia la perspectiva de las cosas, puedes empezar a valorar aspectos que antes no considerabas y en la medida que el niño crece aprendemos aceleradamente. Este punto de vista, nos hace conscientes y humildes ante nuestro hijo y permite que honremos su individualidad, respetando su SER. 

El reto es darnos cuenta y abrirnos a la experiencia, aprovechar la oportunidad, aligerar nuestra carga y liberarnos de muchos miedos y creencias limitantes. 

Aquí les dejo unos aspectos importantes que me han cambiado la forma de ver la CRIANZA de nuestros peques: 

  • Ve a tus hijos como maestros, son una oportunidad para crecer.
  • Los niños no son buenos ni malos, simplemente “SON” 
  • Intenta siempre CONECTAR con tu hijo antes de CORREGIR. 
  • Mantente ABIERTO a la experiencia y en SINTONÍA consciente con tu hijo. 
  • Trata a tu hijo como un SER autónomo e independiente, no como una extensión de ti. 
  • Cada situación es CO-CREADA con nuestros hijos. Sea un momento de rabia o alegría ambos somos responsables. Mantente pendiente para identificarlo. 
  • No te tomes el comportamiento de tu hijo como personal. 
  • Detrás del comportamiento del niño hay un sentimiento y emoción y una necesidad no atendida. 
  • Permite a tus hijos sentir la EMOCIÓN, valídala, ello permitirá que pase más rápido, si la bloquean se quedarán enganchados. 
  • Como adultos debemos llenar nuestras propias necesidades incumplidas. Nuestros hijos no están aquí para cumplir nuestras agendas. 
  • No bases la crianza de tus hijos en el MIEDO por su futuro, reemplaza el miedo por CONFIANZA, ABUNDANCIA y VALENTÍA. 
  • Atrévete a NEGOCIAR con tus hijos, se flexible pero firme, establece límites claros. 

Integrar a nuestro día a día estas lecciones, nos permiten como madres tener otro punto de vista para abordar las situaciones y sobretodo ganar SEGURIDAD…

Y si perdemos la calma🥵, es importante sentir COMPASIÓN con nosotros mismos, porque son experiencias nuevas y siempre estamos a tiempo de corregir y CONECTAR de nuevo con nuestros peques desde la consciencia y el AMOR ❤️.